Desafíos de la salud mental: Miradas intensamente cargadas de amor

En los años ochenta, el Alzheimer no solo era nuevo para los médicos y cuidadores, sino que era hasta difícil de decir para todos, y peor, de procesar.

PULSO, salud a la vena

Cuando Josefina Obregón se enteró que su padre, un hombre que apenas había pasado los 50 años, tenía Alzheimer su vida cambió totalmente. Ella era una joven de casi 18 años e hija única. El tiempo: los años ochenta. Con un acceso muy limitado a la información, sin internet y biografía escasa y en idioma extranjero. El diagnóstico de su padre, no solo era nuevo para los médicos y cuidadores sino que era hasta difícil de decir para todos, y peor, de procesar.

¿Cómo te enteraste?

Mi padre era un hombre que amaba su trabajo, a un límite que hoy se podría denominar workaholic. Él trabajaba en un cine. Nunca pedía vacaciones, así que, a finales de los ochenta, lo mandaron a casa casi a la fuerza. La ley obligaba que tome su descanso, sino la empresa sería sancionada.

En casa, él ayudó arreglando algunas cosas, pero dormía mucho…

Ver la entrada original 1.864 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s